Una vez interiorizadas las diferencias en los tipos de mercado, hemos pasado a la parte

gamificada de la semana. Efectivamente, también podemos aprender jugando. Esta

vez hemos utilizado el MONOPOLY como escusa para crear una actividad atractiva a la

vez que interesante:

Hemos dividido la clase en grupos de 4 personas. A cada grupo le hemos dado un

tablero y a cada persona una estrategia para llevar a cabo.

– Comprar casas de la 1º calle

– Comprar casas de la 2º calle

– Comprar casas de la 3º calle

– Comprar casas de la 4º calle

Efectivamente, ninguno de ellos sabía cuál era la estrategia de cada competidor ni

tampoco los resultados que iban a obtener. Como en la vida real, el azar juega a veces

malas pasadas…

Después de 40 minutos de juego y varias vueltas al tablero, los alumnos han tenido

que analizar las estrategias llevadas a cabo por cada compañero y comparar los

resultados obtenidos. Casualmente, la mayoría de las personas que tenían como

estrategia comprar casas de la 4º calle (PRECIO ALTO Y BAJA CANTIDAD) han acabado

obteniendo mayores beneficios. En segundo lugar, las personas que compraban

propiedades en la primera calle (BAJO PRECIO Y MUCHA CANTIDAD).

De esta manera, ha quedado muy claro cuáles son las principales estrategias llevadas a

cabo por las empresas competidoras en los mercados competitivos de competencia

perfecta y los alumnos han aprendido que es mejor posicionarse en una de las dos

estrategias para maximizar sus beneficios.